Todo esta bien

Todo está bien… (Sarai Luna)

Aquí estas de nuevo, justo en tu escritorio con una libreta vieja al frente y una pluma que apenas puedes sujetar. Con lágrimas en los ojos cayendo lentamente por tus mejillas e imaginando cómo seria tu vida con ese hombre que tanto deseas para ti. Luchas día con día con el propio dolor del corazón, tratando de convencer que todo está bien con una gran sonrisa que esperas que deslumbre a cualquiera que la pueda ver.

Al final de todo solo esperas el momento para estar sola y recibir la noche. La haces tuya, letra tras letra aparecen en esa libreta, sin pausas, sin tanto pensar. Es ahí donde te das cuenta que realmente estás dañada por ese hombre que desde pequeña se encargó  de romper tu frágil corazón. Te preguntas una y otra vez: ¿qué hice mal?, ¿qué había de malo en mí? Y noche tras noche sigues sin encontrar respuesta alguna.

Parece que fue ayer cuando eras solo la pequeña niña indefensa, sin saber de su falta de amor a tu vida, sin saber la falta que te harían los consejos de padre a hija, sin saber que crecerías mendigando esa falta de cariño. Ahora lo puedes entender, pasando los años maduraste, viviste, conociste. Ya no lo esperas más mirando hacia esa puerta con la esperanza de que en cualquier momento pueda aparecer y lo puedas recibir con un fuerte abrazo. Dejaste de ser tan ilusa, ya está, no puedes hacer nada más, los años pasan y la vida también. Sé que te hizo falta quien te pudiera mencionar lo hermosa que eres, sé que te hizo falta quien te apoyara para alcanzar cada uno de tus sueños. No merecías saber cómo se sentía el dolor después de cada decepción, no fue justo esperarlo con ansias cada cumpleaños y mucho menos fue justo no recibir un “te amo”.

Ahora entiendo que el corazón no se alimenta del rencor y el dolor, papá. No te preocupes, después de todo no fue para tanto. Solo puedo decir con mucha seguridad que te amo y que después de tanto, todo está bien.

Sarai Luna

Si quieres que tu texto aparezca en esta sección, envíalo a [email protected]. Máximo 2 hojas, sin faltas de ortografía y que todo tenga sentido. Solo publicaré los que me gusten y cumplan en calidad. Si quieres que aparezca tu nombre, firma el texto al final, sino será anónimo.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

A ti… – Natalia Macías
A ti... - Natalia Macías
¿Amor? (Paula Santos)
¿Amor? (Paula Santos)
Lo perdía (Faviola Rosales)
Lo perdía (Faviola Rosales)