bye

Todo acaba


Que se paren los trenes del tiempo, que descarrilen si hace falta, yo me bajo aquí, ésta es mi parada. Se acabó el esperar un cambio, se terminaron las falsas esperanzas. No lo intentes más, ya no hace falta. Se agotaron mi paciencia y mis ganas.

Tantas cosas dijimos, casi tantas como callamos. Y no fue si no la tozudez la que nos llevó a seguir sufriendo, arañándole días, semanas, a algo muerto hacía tiempo. Supongo que se agotó mi paciencia, me vacié por dentro y me cansé de soñar con volver a un principio en el que todo parecía posible, en el que la realidad, oculta detrás de esa fachada de felicidad, se reía de nosotros a la espera de hacer su entrada triunfal.

Y menuda entrada. Llegó para quedarse y nada pudimos hacer. Cada pelea, cada grito, cada lágrima, soltó poco a poco las débiles costuras que nos unían y ahora…ahora digo basta. La vida no es tan larga como pueda parecer, el tiempo vuela y los trenes pasan a nuestro alrededor. Me equivoqué y, por eso, de este tren salto yo. En marcha si hace falta, pues en la caída se secaran las lágrimas y del golpe saldrán nuevas heridas que, por fin, nada tendrán que ver contigo.

Caeré, me levantaré y, sin prisa, echaré a caminar de nuevo.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

3 Comments

  1. gilciy

    tu eres mi alma gemela y no lo bases!!!! felicidades me encanta como escribes!!!!

    0
  2. Nawin

    Te he dicho alguna vez lo fantástico que eres escribiendo sobre sentimientos? Me fascinas, amigo! Sigue así! Y a tirar para adelante, que la vida son dos días y un café! ? 😀

    0
  3. ALFONSO RL

    El primer párrafo de su carta serviría, como quizá ninguna otra, para dirigirlas a los políticos que, en estos días, – o como casi siempre – demuestran que sólo ejercen de «politicos», pero en modo alguno saben qué significa ser estadista… Aquellos van a lo suyo aunque lo suyo machaque lo nuestro, es decir, lo de todos. ¡ Vaya rifirrafe que hay ahora en Andalucía ¡ ¡ Vaya panorama en el que se ve envuelta estas piel de toro que conocemos como España ¡ Sí, hay que bajarse – o tirarse – del tren, ya sea en marcha, ya parado… Pero y luego ? ¿ Sabremos dónde estamos ¿ ¿ En qué parada hemos parado ? ¿ Qué vemos en cualquiera de las direcciones que miremos ? ¿ Que busquemos – ¿ otra vez – la utopía y vayamos a por ella…? Vale. Pero es que, como siempre y así nos lo recordaba Galeano, la utopía está en el horizonte. Camino dos pasos y la utopía se aleja dos pasos y el horizonte, diez… Luego para qué sirve la utopía ? Nos lo dijo el maestro Eduardo. Para caminar,.. » . Pues caminemos haciendo camino (como nos dijo Machado), pero – pregunto – ¿ hasta dónde ? ¿ Hasta cuándo ? ¿ Para quë?. Me acuerdo ahora de un verso de Miguel Hernández:

    «.Estoy aqui para vivir mientras el alma me suene. Estoy aquí para morir cuando la hora me llegue».

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
El frío de tu amor
El frío de tu amor
Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.