16124100_1858403591072622_4826387065572687872_n

Tenemos visita, corazón

Te invito a entrar, a quedarte incluso. Haré hogar de estos escombros y te daré calor con mi propio fuego. Abriré de par en par las ventanas de mi alma para que nunca sientas que no tienes salida, pero dejaré la puerta entrecerrada para que no te vayas antes de tiempo.

No creas que dejo entrar a cualquiera en mi corazón. Entra sin zapatos, sin dudas y, sobre todo, no tiembles. Porque si me tiemblas dentro tal vez se vengan abajo estos muros maltrechos que ahora tratan de ilusionarse de nuevo.

Te he guardado un sitio junto al fuego creciente de todo lo que me haces sentir. No te asustes con los restos del último incendio, todavía no sé muy bien dónde guardar el desorden de vida que me dejó el ayer.

Pasa, de verdad, entra sin miedo. No dejes que el desastre que soy te asuste. Te lo prometo, cada día avanzo un poco más y si hoy te invito a entrar es porque al fin me siento preparado para mirar al frente de nuevo.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.