Depressed little girl

¿Qué parte de mi día quieres ser?

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=7Ca9wwF7f14&w=560&h=315]

Todos tenemos nuestros problemas. Cada persona es un mundo y dentro de cada mundo hay miles de catástrofes, miles de momentos en los que todo se viene abajo y en los que todo se ve negro. Todos tenemos nuestros demonios, nuestro pasado que nos persigue allá donde vayamos y nuestro presente, que será mejor o peor a lo ya vivido, pero que es lo que nos toca enfrentar en este momento.

Por eso, sabiendo que cada uno tiene sus problemas, quiero que pienses algo: ¿qué parte de mi día quieres ser? La que por la noche, en la cama, recuerde y me haga enfadar, la que me haga sentir mal, o la que me de las fuerzas necesarias para sonreír cuando todo se vuelva oscuro, cuando todo parezca ir a peor. Elige tú, que yo no puedo. Si fuera cosa mía, todo el mundo sería bueno.

Antes de decir algo, piensa. Antes de hacer algo, reflexiona. Puede que lo que a ti te resulte indiferente, le hunda el día por completo a la otra persona. Todos somos humanos, todos tenemos sentimientos que se rompen en mil pedazos al más mínimo viento en contra.

No pagues conmigo el mal que te hagan otros, ni dejes que tu sonrisa desaparezca por culpa de un mal momento. La vida es una sucesión de ellos y tenemos el poder de elegir rumbo, de tomar las decisiones que hagan falta para, no solo mejorar nuestra vida, sino también la de todos los que nos rodean.

Piensa qué parte de mi día quieres ser, cómo quieres que te recuerde esa noche en la cama, cuando el sueño me sea esquivo y los recuerdos de ese día me asalten el alma. Elige tú, elige bien. Tienes el poder de ser la razón por la que alguien sonría.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Inquebrantable
Inquebrantable
Cuando todo pase
Cuando todo pase
Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".