Besos

Qué más da lo que digan

Que hablen, déjalos que hablen. Total, ninguno sabe la verdad, ninguno la quiere saber. Prefieren inventar y decir que escuchar y conocer. Si hemos llegado a donde estamos, no ha sido por ellos, sino por nosotros. Única y exclusivamente por nosotros.

Ninguno conoce nuestra historia, ninguno pregunta. Se limitan a hablar de lo que no saben y viven su vida a través de la nuestra. Bueno, pues déjalos que hablen, nosotros conocemos la verdad.

No les des el poder que reclaman, la atención que necesitan para seguir hablando sin sentir que están malgastando su vida con tanto atender a la nuestra. No, no les dejes que interrumpan, no les prestes atención.

Vivamos como lo hemos hecho siempre, mirando sólo hacia el futuro y obviando tanta tontería que se reparte a nuestro alrededor. Mientras seamos felices juntos, deja que hable el mundo, que diga lo que quiera al tiempo que nosotros sonreímos de cara a la galería y seguimos viviendo nuestra propia vida de la forma en que nos venga en gana.

Somos libres para vivir como queramos, disfrutemos del camino y que sean otros los que pierdan vida en preocuparse por lo que hagamos.

Qué más da lo que digan, qué importa lo que piensen si nosotros somos felices. Que hablen, que digan, que piensen, mientras nosotros vivimos y disfrutamos de una vida que se ha vuelto maravillosa desde que la camino a tu lado.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

 
+6

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Inquebrantable
Inquebrantable
Cuando todo pase
Cuando todo pase
Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".