425618679_16817958193903024638

Que lo sepa el mundo entero

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=8l8ISqOl-Nw&w=560&h=315]

Ella habla, claro que lo hace. Tiene mil amigas o solo una, pero habla. Y si no tiene con quién o es introvertida, hablará sola y se contará a sí misma todo lo que ya sabe de ti. No habrá secretos más allá de tus cosas personales, pero sus sentimientos serán casi siempre un libro abierto para todo el que la rodea.

Y eso es bueno. Si habla de ti es porque está orgullosa, que la has marcado tanto que no es capaz de controlarse cuando le preguntan cómo le va contigo. Le tiran un poco de la lengua y parece que es por ti que amanecen los días y que también te encargas de poner, una a una, las estrellas en el cielo.

Y así es como debe ser porque así es como la tienes que hacer sentir. Que sus mejillas se sonrojen cada vez que piense en ti, estando sola o acompañada, y esa sonrisa tonta se le quede por siempre marcada en la cara. Tienes que ser sus miradas perdidas y todos y cada uno de sus buenos días, sus abrazos en mitad de la vida y sus besos con sabor a infinito.

Acéptala así y deja que hable. No porque todo el mundo sepa lo que siente, sino por ese brillo orgulloso evidente en su mirada cada vez que alguien le pregunta por ti.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

One Comment

  1. Entre mil noches

    Me siento muy identificada con este texto. Me encanta!!

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.