top of page
  • Foto del escritorPor escribir

Volver con tu ex: cuándo sí y cuándo no hacerlo

Probablemente muchos de nosotros hemos tenido un amor que va y viene, con quien hemos pasado momentos maravillosos, pero que también ha sido conflictivo hasta cierto punto, del que nuestros amigos ya están cansados de escucharnos hablar y del que parecemos no entender porque es como si siempre volviéramos a caer en el mismo error.

Mucho hemos vivido la disyuntiva sobre volver o no con nuestro ex, pues a veces hay personas a las que nos cuesta mucho dejar ir. Otras veces también puede que hayamos sido ese amigo que escuchó por horas cómo se quejaban de alguien y cómo la relación no era buena, para que en cuestión de días ya hubieran regresado; ¿y ahora cómo se recuperan todas las cosas malas que escuchaste de esa persona y aceptas que ande con tu amix?

Sin duda, es un tema delicado, porque a veces nos cuesta aceptar que, no importa cuántas veces lo intentemos, las cosas no van a funcionar, ya que hemos recibido múltiples pruebas de ello. Pero ¿qué tal si de verdad hay una oportunidad de que las cosas funcionen si se retoman? ¿Cómo saber que si lo intentan una vez más realmente hay una oportunidad de que la relación salga bien esta vez?

No es nada fácil saber esto, sobre todo porque no hay una fórmula exacta que determine si vale la pena retomar la relación. Sin embargo, existen algunos factores que nos pueden ayudar a ver la situación con un poco más de claridad y discernir si en realidad es buena idea intentarlo de nuevo.

Factores a considerar para volver con tu ex


Alinear objetivos: Muy probablemente tú querías unas cosas y tu ex otras diferentes para el momento en el que terminaron, si esto no ha cambiado, si siguen deseando llegar al mismo punto y tú punto no es el mismo que el de esa persona muy probablemente las cosas no vayan a mejorar para ustedes dos juntos.


Haber cambiado y aprendido: Es normal que en el momento no nos demos cuenta de nuestros errores, de lo que no estamos haciendo bien o cómo realmente no tenemos la razón algunas cosas; pero lo importante es que eventualmente entendamos cuál era el problema y que nos convirtamos en alguien que, si bien no es perfecto, vemos las cosas desde una perspectiva diferente y ya no piensa de la misma manera que antes. De la misma forma, se espera que la otra persona haya vivido el mismo proceso de reflexión y enriquecimiento personal.


Aceptación: Después de todo lo que seguramente pasaste con esa persona, muy probablemente le conozcas bastante bien y, aunque si consideramos los puntos anteriores, quepa en ti alguna esperanza de que haya cambiado en ciertos aspectos —y que sepas que sí debería haber cambiado, porque de lo contrario no valdría la pena darle otra oportunidad—, tampoco puedes dejar que esto sea algo determinante, pues debes de recordarle tal y como era y estar dispuesto a asumir las cosas que a lo mejor no te hayan gustado y no se hayan ido.


Otorgar perdón: Esto es de lo más importante de todo, no puedes esperar empezar de nuevo con alguien si seguirás atormentándote a ti mismo y a esa persona con los errores cometidos en el pasado. Eso simplemente no prosperara, pues se quedarán estancados en donde lo dejaron la última vez. Y así como tú estés dispuesto a otorgar perdón, lo mismo tienes que esperar del otro.


Que haya pasado un tiempo: Para que varios de los factores anteriores se den, a veces es necesario que el tiempo haya pasado; por ejemplo, hay personas que se reencuentran después de 5 años o más de haber terminado su relación y al darse otra oportunidad, las cosas fluyen bastante bien. Esto no quiere decir que tengas que esperar una cantidad de tiempo exacta, pero tienes que ser consciente de que debes darle la oportunidad a otras cosas para que pasen y te cambien, y no sabemos cuánto tomará esto.

6 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page