top of page
  • Foto del escritorPor escribir

Primera cita: miedos, expectativas y actividades por hacer en tu primera cita

Cuando se trata de la primera cita hay demasiadas cosas en juego y es normal que todo se convierta en un detonante de presión y nervios. Esto es así porque se quiere que todo salga perfecto y se crean expectativas sobre la otra persona y sobre el punto al que esta primera cita los puede llevar, tal vez hasta a una larga relación en la que todos sean felices para siempre.

Pero, incluso cuando no se está pensando en algo tan a futuro, es común que en algún punto se sienta como si se estuviera al borde de entrar en pánico porque simplemente se quiere que la cita vaya bien, dejar una buena impresión y quedarse con una linda sensación, así como transmitirla a la otra persona. Es por eso que en ocasiones decisiones que podrían ser en realidad sencillas, como qué o dónde comer en esa primera cita, se vuelven mucho más difíciles de tomar, eso si le sumamos la incertidumbre que hay alrededor de si a la otra persona le gustará o no lo que propongamos.

Recomendaciones para una primera cita

Tomando en cuenta lo anterior, y para que no temas tanto respecto a qué pensará la otra persona de lo que tú propongas o quieras hacer durante esta primera cita, tal vez te funcione muy bien que tomes esto en cuenta:

1. Las decisiones que tomas y las cosas que te gustan hacer conforman tu personalidad, y el objetivo es que esa persona te conozca tal y como eres, ¿no? Entonces, ¿por qué intentar ocultar algo que forma parte de ti? Así que intenta dejar a un lado los prejuicios y propón ir a ese lugar que te resulta divertido o interesante.

2.  Toma en cuenta que no todo lo tienes que decidir tú, no te olvides de preguntarle a tu cita qué le gustaría hacer o si tiene alguna actividad en mente. De esta forma no solo te asegurarás de que lo que hagan será algo que le guste a la otra persona, sino que además le estarás demostrando que te importa su opinión y que le tomas en cuenta.

3.  Al final de cuentas, tal vez el a dónde vayan no sea lo más importante, sino cómo sobrellevan la cita entera, los puntos que encuentran en común, el desarrollo de la conversación, qué tan cómodos se sienten el uno con el otro, y más. Por lo que no te enganches en el punto equivocado.

Qué hacer en la primera cita

Independientemente de las recomendaciones que te hacemos allá arriba, tienen que hacer algo en esa primera cita, ¿no? Y si sientes que se te está secando el cerebro porque no se te ocurre nada o nada te convence de ser una buena idea, tal vez solo tengas que detenerte un poco y volver a lo básico y sencillo. Aquí hay algunas opciones:


Ir por un café. Puede sonar demasiado básico, pero les dará demasiado amplitud para platicar sobre ustedes mismos y conocerse mejor, que al fin y al cabo es el objetivo, ¿no?


Ir a una feria: Dulces y juegos, que seguramente se convertirán en mucha risa y diversión, además de que seguro habrá comida riquísima y gran variedad para elegir.


Tomar una clase de cerámica: Sacará su lado artístico, también pueden elegir otra cosa como pintura o una manualidad que les llame la atención.


Patinar o andar en bici: Les ayudará a entrar con su lado deportivo (si es que lo tienen), sentirse un poco más libres y con ese esfuerzo físico tal vez se les olvide un poco las presiones de ser o actuar de cierta forma para gustarle al otro.


Asistir a un museo: Nunca falla y puede que conozcan cosas nuevas, así como que a partir de la obra creen un tema de conversación que los ayude a conectar más, nunca se sabe.


Hacer un picnic: No necesariamente tienen que ir a un restaurante o cafetería, sino que pueden hacerlo fuera, preparar ustedes mismos lo que comerán e incluso recostarse en el pasto.

Recuerda que la primera cita es para conocerse mejor y tantear el terreno respecto a qué tantas posibilidades tienen el uno con el otro, así que no temas a mostrarte como eres y ser fiel a tus principios y gustos. Relájate y sé tú mismo.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page