top of page
  • Foto del escritorPor escribir

Lo que no debes de hacer en San Valentín si es su primera cita

Así como muchos aprovechan el día de San Valentín para celebrar con su pareja el amor que se tienen y que se ha fortalecido a lo largo del tiempo, algunos otros toman como pretexto esta festividad para darle pie a nuevas historias de amor y por fin invitar a salir a la o el que les gusta con el fin de obtener una oportunidad con esa persona.

El 14 de febrero es la fecha ideal para declarártele a tu crush o darle lugar a esa primera cita. Es probable que toda esa presión de exponerte a ti mismo y a tus sentimientos ante alguien que no sabes si te corresponderá, o empezar a escribir un capítulo con la expectativa de que se convierta en una relación duradera, te ponga un tanto nervioso y con ello no sepas qué decir o cómo actuar ante tal situación o cuando estés frente a esa persona.

 Nuevas historias de amor 

Aunque es importante que siempre te muestres a ti mismo tal y como eres, que seas transparente y que no finjas ser alguien más, también hay cosas que debes tomar en consideración para no espantar a esa persona que te gusta mucho. No se trata precisamente de ocultar aspectos de tu personalidad, pues lo que menos queremos es engañar a esa persona y que vea en ti algo que no eres; pero de lo que sí se trata es de que seas cauteloso, no te dejes llevar por los nervios y permitas que las cosas fluyan y surjan a su debido tiempo.

Es por eso que, si tendrán algunas de sus primeras citas durante San Valentín, evites caer en estos errores comunes.

1. No interrumpas

A veces el nerviosismo nos hace hablar de más y nos suelta la lengua, pero en estos momentos es necesario guardar la compostura. Es importantísimo que dejes espacio para que tu acompañante tenga oportunidades de hablar, expresar sus opiniones o sugerir un tema de conversación. Adicional a esto, no interrumpas su turno de hablar ni intentes terminar sus ideas o frases por él o ella.

2. No te obsesiones con el celular

Tener el celular a la mano está bien, uno nunca sabe cuándo se presentará alguna emergencia. Sin embargo, intenta usarlo lo menos posible, solo cuando sea necesario, o de lo contrario tu acompañante sentirá que no le estás prestando la atención suficiente o que su conversación te aburre.

3. No bebas demasiado

Una copita o dos están bien para entrar en el ambiente, sin embargo evita dejarte llevar por el calor del momento y pasarte un poco con las bebidas alcohólicas. Tal vez sea que un poco de alcohol te caiga bien para olvidarte de los nervios y dejarte fluir, pero si te excedes en esto, tu cita tal vez se pueda llevar una impresión errónea, crea que necesitas alcohol para soportar estar con él o ella, o tú mismo termines diciendo o haciendo cosas que verdaderamente no te representan.

4. No te hagas el interesante

Durante una cita es normal que hables sobre ti, lo que quieres es que esa persona te conozca, pero puede ser que a veces abusemos de esto y termines mostrándonos presumidos o egocéntricos al hablar demasiado sobre las cosas materiales que poseemos o realizando comparaciones de nosotros mismos respecto a los demás, detonando un aire de superioridad.

5. No llegues tarde

Aunque a veces ocurren cosas que están fuera de nuestras manos, como cuando ibas con el tiempo suficiente para llegar a tiempo a la cita, pero de repente se averió el transporte en el que viajabas hacia el lugar del encuentro, si algo como esto no es tu caso, evita llegar a la cita tarde o la persona con la que salgas tendrá la impresión de que su encuentro no es lo suficientemente importante para ti.

6. No te demerites

Existe una diferencia entre ser humilde y demeritarte. En contraste con lo que mencionábamos en el punto 4, sé consciente de tu valor y demuéstralo, eres una persona con logros, cualidades y virtudes, no te hagas menos.

7. No insistas demasiado en pagar la cuenta

Querer invitar la cena o las entradas del cine de tu pareja está muy bien y es muy noble de tu parte querer hacerlo, pero también tienes que aprender a respetar los deseos de tu cita y evitar ponerle en una situación incómoda en la que sienta que su independencia y autonomía están siendo violadas. A la par, también hay que saber cuándo aceptar la invitación a que paguen lo que tú hayas consumido con el fin de no ofender a esa persona, pues muchos se lo pueden tomar muy personal. Lo importante es saber respetar los límites de tu acompañante, ya sea por una u otra perspectiva.

8. No pongas sobre la mesa una larga lista de expectativas

A nadie le gusta que le pongan una vara muy alta respecto a cómo debe ser actuar y qué debe ofrecer, mucho menos en la primera cita, pues lo que nos gusta es que nos conozcan y nos acepten como somos. Si llegas a tu cita mencionando lo que esperas de tu pareja, tu acompañante puede llegar a molestarse o sentir que quieres decirle cómo tiene que ser. Mejor dedícate a conocer a esa persona y en tu interior medita si es lo que estás buscando.

Un momento agradable 

Lo importante aquí es tener un momento agradable y disfrutar del encuentro, conocer a una persona nueva y, si las cosas no funcionan para una relación amorosa, tal vez hayas podido ganar un nuevo amigo.

9 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page