top of page
  • Foto del escritorPor escribir

El poder del perdón en las relaciones amorosas

Actualizado: 21 mar

Cuando vivimos dentro de una relación amorosa, es muy ingenuo de nuestra parte creer que la otra persona nunca cometerá algún error o hará algo que no nos parezca del todo, pues eso sería esperar la perfección y bien es sabido por todos que nadie es perfecto. Como seres humanos, somos vulnerables a tentaciones y estamos propensos a impulsos de los que a veces no podemos escapar o ver claramente al momento. 

Sabemos que hay de faltas a faltas —pues no es lo mismo cometer una infidelidad a comerte el chocolate que el otro había dejado en el refri—, y aunque pareciera que no hay punto de comparación entre unas y otras, al final de cuentas es como si todas contaran con la misma conclusión: el ser perdonadas o no. 

Cómo decidir si se estás o no dispuesto a otorgar el perdón 

Como te comentábamos anteriormente, hay de faltas a faltas, por las que unas pueden ser mucho más difíciles de perdonar que otras. A esto también habrá que sumarle la tolerabilidad de cada persona, pues hay quienes están más dispuestos a dejar pasar ciertas cosas, mientras que otros no podrían hacerlas a un lado tan fácilmente. 

Para esto, en realidad nadie te puede decir qué deberías estar dispuesto a perdonar y qué no, pues es una decisión y un ejercicio muy personal que nadie más puede hacer por ti, incluso aunque haya estado en la misma situación en algún punto de su vida. Lo que sí puedes hacer para determinar si la falta que cometió tu pareja es algo que puedas perdonar o no, es plantearte una serie de preguntas y con base en las respuestas guiar tu decisión: 


¿Qué tan dolorosa fue la falta o error que cometió tu pareja? ¿De qué manera te afectó y qué tanto? 


¿Consideras o te ha demostrado que está arrepentida o arrepentido? 


¿Qué tan probable crees que sea que lo vuelva a cometer? 


¿Sientes que puedes volver a confiar en él o en ella? 


¿Constantemente te atormenta pensar o revivir en tu memoria la falta cometida? 


¿Esto es algo con lo que puedas vivir? 


¿Estoy intentando inventar excusas por esa persona y lo que hizo? 


¿Crees que las cosas puedan ser como antes o mejores? 


¿Qué impactos tiene la falta en la relación? 

Los beneficios y el poder del perdón 


Muchas veces creemos que perdonar al otro significar seguir adelante con la relación, pero esto no tiene por qué ser así. Perdonar también implica sentirse mejor con uno mismo y dejar atrás una carga que no nos estaba haciendo bien.


La capacidad de perdonar habla de nuestra madurez emocional y nuestras habilidades para relacionarnos con los otros, demostrando nuestra calidad humana. 


Contribuir a que la persona pueda llegar a sentirse menos atormenta y culpable por algo de lo que se arrepiente mucho. 


Dejar el pasado atrás y concentrarte en vivir el presente para crear nuevas experiencias y formar nuevos vínculos. 


Darte la oportunidad de confiar una vez más, ayudándote a liberar tu mente de cosas que te lastimaron para poder ser feliz con alguien más. 


Dar una segunda oportunidad para hacer las cosas de mejor manera y demostrar arrepentimiento y que en realidad se es una persona digna de dar y recibir amor.

6 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page