top of page
  • Foto del escritorPor escribir

Cómo sobrevivir a las cenas familiares - Lidiar con parientes incómodos

Actualizado: 16 mar

Las fiestas decembrinas que se extienden hasta enero —desde las posadas, que nos preparan para la Navidad, hasta el día de Reyes— comprenden toda una época de celebración que nos reúnen con nuestros familiares y amigos, nos reencuentran con personas que hacía mucho tiempo que no veíamos y promueven la convivencia y el pasar tiempo juntos.

Todo esto suena muy bien, en la superficie, pero, ¿qué pasa cuando en estas fiestas nos encontramos con ese pariente incómodo que hace comentarios que no nos agradan? Seguro que ya hemos convivido mucho en esta temporada con la tía que no deja de preguntarnos si ya tenemos novio o novia, ¡y lo que nos falta!

En estos casos es fácil perder los estribos y dejarnos llevar por el calor del momento, pero por el bien familiar y para no arruinarle la fiesta a los demás, a veces es necesario aguantarnos un poco las ganas de responder a aquellos juicios que nos resultan ofensivos de alguna u otra manera. En definitiva, no es nada sencillo lograr mantener la cordura en momentos como ese, por eso aquí te compartimos algunas estrategias que puedes intentar aplicar:

1. No caigas en provocaciones

Es probable que ese tío, tía, o el tipo de pariente que sea, ya te tenga muy bien medido, sepa exactamente el tipo de comentarios que te molestan y los haga justamente con la intención de fastidiarte y darte un mal rato. Por eso es importante que no le permitas salirse con la suya, no le des esa satisfacción; tienes que demostrar fuerza y que eres mejor persona.

2. Respira profundo y mantén la calma

Tal vez sientas que será una noche laaaarga, y es probable que lo sea al escuchar comentario desagradable tras comentario desagradable, pero es muy importante mantener el respeto y la cordialidad con los miembros de tu familia que seguramente volverás a ver en varias ocasiones del futuro. Así que respirar profundo y mantener la calma es lo mejor que puedes hacer, para conseguirlo puedes inundarte en una copita de vino, una rebanada de pastel o hasta un lavado de cara en el baño.

3. No intentes cambiar su mentalidad

Tienes que tomar en cuenta que muy probablemente este pariente, cuyos comentarios no te parecen del todo agradables, pertenece a otra generación y que fue educado de una manera muy diferente. Esto no precisamente quiere decir que su ideología particularmente promueva el respeto y por ende sea la más adecuada, pero generar un conflicto entre familia no precisamente hará que se retracte ni se dé cuenta de sus errores. En estos casos, es fundamental comprender que desaprender es una tarea complicada que requiere de constancia y paciencia, y así también podrás evitarte decepciones y desgaste emocional.

4. Muévete de lugar

Si sientes que ya no puedes controlarte más, tal vez lo mejor sea que pases de la sala al comedor, del comedor a la terraza o de la terraza a la cochera. El punto es no estar en la misma habitación que ese familiar que te incomoda, y platicar con otros miembros de la reunión, para cambiar de aires y de temas de conversación.

5. Mantente firme en lo que crees

Sin importar lo que te digan y lo que tú no digas, recuerda quién eres y cuáles son tus principios. Recuerda que evitar conflictos no significa darle la espalda a aquello en lo que crees, sino procurar tu paz mental y tu bienestar.

Las fiestas de fin y comienzo de año pueden ser difíciles en cuanto a la convivencias, pero también una oportunidad para conectar y fortalecer relaciones. ¿Con cuáles cosas positivas te quedas de esta época?

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page