Ojalá nunca me faltes

Ojalá nunca me faltes


Sé que no soy perfecto, que cometo mil errores y que seguramente a veces incluso duelo. A ti, que juré no hacerte daño nunca. Sé que tropiezo demasiadas veces con piedras que antes sabía esquivar. No trato de poner excusas, solo realidad. Empiezo por lo malo para tratar de resaltar lo bueno. Quizá así lo bueno pese mucho más y no llegue nunca el día en que decidas echar a volar lejos de mí.

Soy un desastre y lo sé, pero tú eres la única persona capaz de encontrar el orden que yo sigo. Desde que llegaste a mi vida, no has intentado cambiarme y eso es lo que más me gusta de ti. Prefieres perderte conmigo en el caos que me rodea antes que hacer un sendero que te ayude a salir de aquí. Y no sabes cuánto te lo agradezco.

Puede que tropiece más de la cuenta o incluso que te haga dudar a veces, pero si algo tengo claro es que eres una de las mejores cosas que me han pasado. Y por eso, no pienso perderte. No mientras estés dispuesta a luchar por todo esto que tenemos. Si un día quieres irte, no seré yo quién te retenga. Eres libre de volar tan alto como te dé la gana. Hasta entonces, si es que llega ese día, seguiré dándolo todo y más.

Porque te quiero más de lo que nunca pensé que podría llegar a querer a nadie. Y eso que ya había pensado esto antes. Pero contigo todo es diferente. Al fin siento que tengo en mi vida a alguien que me comprende, que me apoya en todas mis locuras por muy descabelladas que sean y, sobre todo, que nunca pierde la sonrisa. Eres capaz de sonreír incluso cuando la vida más aprieta y yo, que vivo en pleno terremoto constante, sé que siempre me puedo agarrar a ti.

Espero que tengas claro que no me iré a ninguna parte. Por muy desastre que sea, seguiré siendo también alguien en quién tú misma te puedas apoyar cuando te haga falta. No pienses que todo es duda en mi vida. Hay certezas que nunca olvido, como que te quiero tanto que por ti sería capaz de ordenar mi caos hasta el punto en el que nunca más te sientas perdida.

La verdad, no sé muy bien a dónde quería llegar con todo esto. Supongo que es un pequeño paréntesis en la vida para decirte, simplemente, que te quiero y que ojalá nunca me faltes.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.