20140602-151839

No te pido que me entiendas

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=F10_b7CH_A0&w=560&h=315]

Lo sé, no soy fácil. La mitad de las veces ni yo mismo me entiendo y me enfado con el mundo por no comprenderme. Soy como soy, salí así de fábrica y por más que lo he buscado no tengo remedio.

Soy un lío peor que unos auriculares enredados, con todo lo que ello conlleva. No sé tú, pero pocas veces me frustro tanto como cuando me peleo con uno de esos nudos imposibles.

No lo sabes, pero tengo mi propio idioma en el que la mitad de las veces “sí” es “no” y “nada” es “mucho”. Solo que prefiero callarlo y llevarlo por dentro, para qué molestar al mundo cuando ni yo mismo entiendo de dónde salen tantos problemas, tantas dudas e inseguridades como para llenar todo un restaurante y brindar con ellas por lo absurdo de todo.

Por eso, porque incluso yo me doy cuenta de lo difícil que puedo llegar a ser, no te pido que me entiendas. Solo quiero que comprendas que soy así, lo que ves, con todo lo bueno y lo malo, y que no quiero cambiar. Ni por ti ni por nadie.

Acéptame o no lo hagas, para mí es indiferente. De una forma podré disfrutar contigo, de la otra me congratularé de haber alejado de mí a alguien que no habría de merecer ni mi tiempo ni mis esfuerzos.

No pido que entiendas, solo que aceptes o te alejes.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

2 Comments

  1. Ana Keys

    Me he sentido muy identificada con esta entrada. A lo largo de mi vida han existido personas a las que no les gustaba algo de mi y han querido cambiarlo, de manera que yo me sentía mal conmigo misma y me convencía que de verdad tenía que cambiar eso. Con el tiempo esas personas no han traído más que cosas negativas a mi vida y he terminado alejándolas de mí.
    Llegó un día en el que me impuse que en mi vida tenía valorarme primero a mí, que no debía sufrir innecesariamente por nadie que no lo mereciera y que si alguien me quería, me tenía que aceptar con mis virtudes y mis defectos, porque yo no tengo por qué cambiar por nadie.

    0
    1. Alejandro Ordóñez Perales

      Hola Ana,

      Me alegro de que así haya sido. Nadie debería querer cambiarnos, si no les gustamos por cómo somos, ¿qué hacen entonces a nuestro lado?

      Gracias por tu comentario y sigue así, al que no le guste que se vaya bien lejos.

      Un saludo.

      0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.