No pienso perderte

No pienso perderte

Tu risa. Tus besos. Tu mundo. El mío chocando con el tuyo. Un nosotros compartido a tiempo. Una vida de futuros por delante. Más risas. El calor de tu piel en invierno. Tus lunares. Ese pelo rebelde que interrumpe cada beso. Un mañana contigo.
Un viaje improvisado por tu cintura. Sin equipaje. Contigo ya lo tengo todo, incluso lo que nunca imaginé que tendría. Tus labios. Tu cuerpo. Los temblores cuando te rozan mis dedos. El amor nos encontró despiertos, por una vez.
Soy tuyo.Esto es nuestro. Un sueño. No despierto. No pienso hacerlo. Me quedo en esta dictadura que son tus besos. No te vayas. No duelas. No dependas de mí. Amemos como hasta ahora. Amar es compartir, nunca poseer.
Encontré la perfección, se escondía en mi salón. Se llamaba como tú y vestía mi camiseta favorita… favorita desde que la usaste. En mi abrazo, tu hogar. En tu aliento, mi fuego. En este mundo nuestro, un mañana. Y otro. Y cientos.
Y una vida que compartir contigo. No miento. Te quiero tanto que ya no tengo miedo a lo que siento. No sé si alguna vez lo tuve. Tal vez al principio, eras un sueño hecho realidad y yo un experto en pesadillas. Pero nunca más. Sé lo que tengo. No pienso perderlo. No pienso perderte. Te quiero.
 
Mis libros: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/
+2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.