eric-ward-455457-unsplash 1

Mentías


Llueve. Gotas de olvido tratan de limpiar todo el caos que dejamos entre nosotros. Escombros de una vida proyectada que ya nunca tendrá futuro. Tú lo rompiste.

No dejaste piedra en pie. Fue tan fuerte el portazo que tu salida de mi vida aún resuena en las paredes de mi corazón. Tiembla. Tiene grietas allí donde nunca pensé que nadie sería capaz de doler así. Mucho menos, tú.

Y ahora llueve en mí todo lo que pensé viviría contigo. Cada gota es un recuerdo roto, un plan olvidado, un mundo a medio hacer que se cae a pedazos. Supongo que ya lo sabes. Antes de ti también hubo otras tormentas. Sin embargo, de todas aquellas tú fuiste el sol que se abrió camino entre las nubes grises que me asediaban el alma y, ahora que te vas, te escondes detrás de todo aquello de lo que un día prometiste protegerme.

Mentías, una vez más.

Ahora veo que no eres tormenta, sino huracán. Nunca me había tenido que enfrentar a algo así. Lo que yo creía era tu luz, en realidad eran rayos que pronosticaban este final. Y me engañé a mí mismo, los truenos estaban demasiado lejos como para pensar que eran tuyos, más aún cuando jamás imaginé que tú pudieras llegar a doler así.

En el fondo, esto es culpa mía por no querer ver tu realidad.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
El frío de tu amor
El frío de tu amor
Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.