La persona adecuada

La persona adecuada

Es increíble lo mucho que puede hacernos sentir la persona adecuada. Es como si antes de que llegara, estuvieras a oscuras y consiguiera encender, una a una, todas las luces de tu vida. Lo ves todo diferente, los futuros ya no asustan y los pasado callan, por una vez. 
Las mariposas en el estómago son reales, las películas no mentían cuando hablaban de un amor así. Quizá tardó demasiado en llegar, quizá tropezaste demasiadas veces antes. Pero cuando llega no puedes menos que dar las gracias a la vida por poner a alguien así en tu camino.
Alguien que le da sentido a la palabra “amar”. Que no la confunde con dependencias absurdas o dolores constantes en el corazón. Ya no hay nada que perdonar. Todo fluye como debe porque el amor es sencillo, siempre, un amor complicado significa que tal vez no estás en el lugar adecuado.
A veces confundimos nuestras ganas de amar a alguien con encajar en sus puzzles. No todo el mundo encaja en las vidas de otras personas, mucho menos en el corazón. Aunque los dos queráis, por mucho que lo intentes… nunca será lo mismo que cuando encuentras a alguien con quien de verdad todo encaja fácilmente. 
Espero que en tu vida tengas a alguien así y, si no, ten paciencia. Un día llegará ese alguien capaz de juntar de nuevo todas tus piezas y encontrar, sin forzar, un hueco entre todas ellas donde encajar su corazón.
 
Mis libros: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/
0

2 Comments

  1. Marina Velis

    Tus palabras me hacen pensar y me generan muchas dudas.
    Una de ellas es… Y si soy yo, y si soy yo quien se equivoca una tras otra, que pienso que esa es la persona pero nunca le digo lo que siento. ¿Por qué? Por miedo, sí, miedo a no ser la indicada, a que no sienta lo mismo que yo siento por él. Estoy en una edad que no sé qué camino elegir. Ayúdame respondiéndome a una pregunta. ¿Le cuento o me lo guardo únicamente para mí.

    0
  2. Marina Velis

    Hola me gusta mucho como escribes

    0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.