Y llegaste tú, queriendo estar conmigo incluso en los días malos.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *