Y de repente, pasaste tú. Y ya no quise pensar en nadie más porque eras todo lo que me atreví a soñar e, incluso, un poco más.

+5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *