Y así vivimos. De meta en meta. Nos perdemos las pequeñas cosas por soñar siempre con las cosas grandes.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *