Y así nos va. Aprendiendo antes a evitar el golpe que a arriesgarnos a ser felices.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *