Vivimos de rallada en rallada, preocupados siempre por cosas sin importancia real mientras la vida pasa.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *