Vamos a pensar que te echo de menos. Que me faltas como el aire que me sobra en cada suspiro y se ríe la vida cuando le grito que no estás. Que el tiempo no ha curado nada y que, sin ti, solo soy yo sin ti. No yo mismo, no alguien feliz. No. Solamente yo, sin ti.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *