Todos merecemos a alguien que ame nuestros defectos, que comprenda que son parte de nuestro ser y, precisamente por eso, se enamore de ellos.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *