Seamos el verso fugitivo de unos labios que aprendieron a besar por primera vez de nuevo, las caricias temblorosas de unas manos incapaces de perder el miedo mientras desnudan alma y cuerpo.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *