Queremos amar a los demás sin amarnos antes a nosotros mismos. Menudo error. Así nos va.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *