Que sus mejillas se sonrojen cada vez que piense en ti, estando sola o acompañada, y esa sonrisa tonta se le quede por siempre marcada en la cara.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *