Qué sencillo sería todo si el único que me pudiera fallar fuera yo mismo, preocuparme única y exclusivamente de mi propia felicidad, la cual no habría de estar repartida entre diferentes personas capaces de hacerla pedazos cuando les venga en gana.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *