Qué ingenuo fui al pensar que vivíamos un «para siempre» de esos de película.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *