Qué idiotas fuimos al pensar que con amar sería suficiente y que las ganas podrían con cualquier obstáculo.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *