Pierde el miedo a arriesgar, el miedo al fallo. Fallar es algo natural, algo inevitable. Pero puedes elegir qué hacer después de tropezar.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *