Ojalá llegue un día en que no tengamos que ser valientes para amar a quien nos dicte el corazón.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *