Ojalá hubiese aprendido a leer en el ocaso de tu sonrisa que algo no iba bien.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *