No lo sabes, pero tengo mi propio idioma en el que la mitad de las veces “sí” es “no” y “nada” es “mucho”.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *