La vida es mucho más que llorar, incluso mucho más que reír. Hay que vivirla intensamente, sí, pero también hay que ser capaz de romper el paso, dar un salto y mirar a nuestro alrededor de vez en cuando.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *