Es imposible sustituir a nadie. Por eso, cada vez que alguien nos roza dentro, construye su propio hogar en nuestros corazones.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *