Deja de contar uno a uno los defectos que te grita el espejo y empieza a contar de diez en diez las virtudes de ser quien eres.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *