Cuando el amor es verdadero, no hay excusas, solo unas ganas terribles de hacer sonreír siempre a la otra persona.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *