Cada vez que fijo un rumbo, pasa algo que lo pone todo patas arriba. Lo peor: casi siempre es culpa mía.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *