Al final, los amigos de verdad son muy pocos… pero qué bonito saber que siempre habrá alguien que crea en ti cuando ni tú mismo lo hagas.

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *