El frío de tu amor

El frío de tu amor

Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible. 
Y no sabes lo que duele igualmente. Tenerte, abrazarte, besarte… y sentir vacío en cada una de las cosas que haces. Serás de otro ya, quién sabe. Quizá anheles otros brazos, otros labios, otro amor.
Se me pasan tantas cosas por la cabeza cada día que no sé cómo no me he vuelto loco aún. Si sigues aquí, ¿por qué no lo intentas al menos? Lucha un poco por todo esto que tanto nos ha costado construir. No dejes que se pierda en el olvido de tu adiós.
Estoy seguro de que, algún día, cuando todo esto se haya terminado y yo ya no piense en ti como ahora lo hago, te darás cuenta de que cometiste un gran error.
Y tal vez entonces me busques otra vez.
Y yo ya no estaré ahí para ti.
No de la forma en la que ahora lo estoy. 
Así que ten cuidado con este juego que te traes entre manos. Hay heridas que nunca sanan cuando las provocas en el corazón. El mío ya tiene suficientes remiendos como para seguir sufriendo en el frío de tu amor moribundo.
 
Mis libros: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.
Ojalá dejarte atrás
Ojalá dejarte atrás