el cielo de sus labios alejandro ordoñez

El cielo de sus labios


Amo su sonrisa cómplice después de cada beso, el grito mudo del deseo que se esconde en nuestros labios y que, si por mí fuera, nunca me alejaría más de dos centímetros de su boca. Así, cada vez que mis ansias de su amor desbordasen mis fuerzas, solo tendría que cruzar ese pequeño abismo para rozar de nuevo el cielo de sus labios.

Adoro en igual medida cada uno de los 47 lunares de su piel. Son el mapa del tesoro de su vida, un camino por las curvas en las que tantos otros se han matado por querer volar demasiado alto antes de estar preparados. Yo, en cambio, prefiero contarlos uno a uno, sin prisas, disfrutando del universo que se esconde en su piel.

Hay lugares de su alma a los que nunca ha entrado nadie, ni siquiera ella. Por eso me gusta ir despacio, pisando seguro antes de cruzar cualquier barrera que sus defensas hayan levantado. Y cómo me encanta que ella las cruce todas de mi mano, descubriendo juntos un mundo nuevo que empieza a brillar con luz propia en el horizonte de nuestras vidas.

Será que estoy perdidamente enamorado, no lo sé. Pero tengo claro que no pienso estropearlo esta vez. Personas como ella pasan una sola vez en la vida y creo que ya me toca, por fin, ser feliz.

Toda la información para comprar mis libros en este enlace: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.