6971445-the-end-of-love

Desintoxicándome de ti


Y así, se me rompió la vida. Se me partió en mil pedazos antes incluso de llegar al suelo. Fue tal la hostia que me diste, que me quedé sin aire al verte marchar, boqueando palabras inconexas, tratando de juntarlas en un “no te vayas”.

Pero te fuiste.

Tardé en verlo claro, tardé en darme cuenta. Demasiado tiempo esperé tu regreso y ahora me lamento. Porque ahora entiendo que perderte fue ganar una batalla. Lo que me pareció un fracaso, fue en realidad una gran victoria.

Fuiste la droga que me rompió la vida y ahora que no dependo de ti, ya puedo quitar la venda de mis ojos y contemplar el nuevo día, mientras recojo los pedazos caídos y aprovecho para dejar algunos en el suelo. Ahí están bien, ahí estás bien.

Lejos de mí.

Ahora soy yo quien se aleja, quien no escucha tus palabras nulas. Soy yo quien gana la guerra contra tu droga y al mirar atrás me siento fuerte, me siento libre, me siento desintoxicado de ti.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Deja de hacerme daño
Deja de hacerme daño
Por qué tienes que hacer tanto daño si yo te quise como nunca antes había querido a nadie. Y tú a mí. Tú también me querías más que a nada. O eso decías, que yo era lo más importante.
El frío de tu amor
El frío de tu amor
Cada vez te siento más lejos de mí, de nosotros. Estás aquí y al mismo tiempo en otro mundo. Siento que tu cabeza ya piensa en un futuro en otros brazos y que lo único que te retiene es tu corazón. Quizá ni eso. Tal vez solo estés esperando a que yo también me enfríe para que todo esto sea lo menos doloroso posible.
Todavía te quiero
Todavía te quiero
No hubo adiós, ni palabras bonitas. Se fue dejando tras de sí solo el recuerdo de su aroma en el aire, el tacto húmedo de sus labios en mi mejilla por culpa una lágrima suicida que quiso quedarse atrás. Es lo único que olvidó en la huída. Eso y devolverme el corazón.