Cuando te enamores

Cuando te enamores

Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.
Cuando te enamores no permitas que errores tontos lo estropeen todo. Es muy difícil construir una relación y es tremendamente sencillo hacer que todo se termine. Por eso, no falles. No duelas a quien te lo da todo cada día. No guardes silencio cuando algo no te guste, tu pareja no tiene porqué adivinarlo todo. 
Sé sincero, siempre. Aunque pueda doler. Es mejor ir de frente con quien te quiere a dar enormes rodeos que terminen siempre clavándose como daga en su espalda. 
Cuando te enamores, aprecia lo que tienes. Si te ha conseguido enamorar, es por algo. No todo el mundo es capaz de cruzar tantas defensas por ti. Valora lo que tienes, su esfuerzo por llegar hasta ahí. Abraza sus dudas, besa sus miedos. 
Haz que merezca la pena amarte. Es así de sencillo. No creas que con decir “te quiero” ya lo tienes todo ganado. En absoluto. El amor es una batalla que hay que ganar cada día, pues si solo uno fallas, temblarán los cimientos de todo lo que hayáis construido y ya nunca volverá a ser lo mismo.
Cuando te enamores, cumple tus promesas. No jures en balde ni tampoco intentes cambiar por nadie. Somos como somos y si tenemos que cambiar para que otros nos amen, es que no es la persona correcta. Esa persona llegará y amará todo de ti, incluso lo que nunca antes nadie supo cómo. 
Ten paciencia en el amor. Cuando dos universos se juntan, es normal que a veces algo no funcione. Pero todo se puede arreglar si los dos quieren. Y si no, pues está claro que tampoco era la persona adecuada. 
Cuando te enamores, sé feliz. Debería ser muy sencillo y lo complicamos extraordinariamente. El amor se mide en sonrisas y, si hay más lágrimas que alegría, es que no estás haciendo las cosas bien. Disfruta de la relación, de tu pareja, de todo lo que estar enamorado conlleva. 
Y nunca pienses que ya lo has conseguido todo, al contrario, trata de enamorarla siempre un poco más cada día. No hay límites para eso, solo rutinas que acechan la felicidad y que tendrás que encontrar la forma de alejar de vosotros.
Cuando te enamores, ama bien. Es así de sencillo. 
 
Mis libros: https://www.porescribir.com/libros-por-escribir-alejandro-ordonez/
+2

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Pedazos de corazón
Pedazos de corazón