Alguien que le de sentido a las canciones

Alguien que le dé sentido a las canciones


Alguien te bese como si todo lo demás no importara. Que se ría del mundo y no rompa tu abrazo por nada, porque sea precisamente ahí donde quiere estar. Alguien que sueñe con un mañana juntos y que no le importa la hora que sea cuando quiera estar contigo. Por mucho que la vida apriete, por muy difícil que sea, que encuentre siempre la manera de estar contigo.

El amor es un juego de dos en el que nunca pierdes si siempre te entregas. Aunque al final se vaya, aunque te rompa el corazón, habrás ganado porque lo diste todo y, simplemente, no funcionó. Es importante amar hasta el final o hacerse a un lado si un día dudas. Somos humanos y todo lo que hacemos puede doler. Tanto a ti como a la otra persona.

Alguien que entienda que eres como eres, que no quiera cambiar nada en ti porque se haya enamorado de todo ese caos. Que te agarre fuerte la mano y se lance contigo rumbo a un futuro incierto, pero del todo emocionante. Que por una vez sientas que no te falta de nada porque, al fin, hayas encontrado con quién ser feliz siendo tú mismo. Sin máscaras, sin fachadas. Un todo tan real que incluso te llegue a asustar.

Es normal, llevas demasiado tiempo queriendo contentar a otros, que te has olvidado de lo maravilloso que es ser tú mismo. Por eso es importante que, la persona que llegue a tu vida, sea capaz de verte tal cual eres y, precisamente por eso, se enamore de ti.

Lo demás, será siempre un amor sin cimientos que espera al desastre de cualquier temblor que haga que todo se venga abajo. Y habrás perdido el tiempo, y te dolerá como siempre. Una herida más que sumar a tantas cicatrices que te han ido dejando las malas decisiones que has ido tomando.

Pero ya no más. Basta ya de amar por amar, de aceptar un amor que no te llene, que no te haga feliz. Es mejor estar solo, contigo mismo, que atarte a cualquiera con tal de evitar esa soledad. Y así nos va. Perdiendo el tiempo con amores que no lo merecen mientras, por ir saltando de corazón en corazón, te olvidas de lo que de verdad mereces.

A veces, hay que poner el amor en pausa. Conocerte un poco más a ti mismo y disfrutar de tu propia compañía. Comprender qué es lo que mereces y no dejar que nadie entre si no está dispuesto a quererte bien. Así de simple.

No te preocupes. Un día llegará alguien que te haga entender que todo mereció la pena. Con tanta luz que te eclipse todas las estrellas y ningún pasado se atreva a hacerle sombra. Una persona capaz de amar todo, incluso aquello que no te guste a ti. Que sume, siempre, y que nunca reste. Que le dé sentido a las canciones y no tenga miedo de nada, si es contigo.

Sigue “Por escribir” en:Twitter-logo 2000px-Youtube_icon.svg unnamed.png  icon-spotify telegram_logo.png

*Info para comprar mi libro en el siguiente enlace: https://porescribir.com/libro-ojala-te-enamores/

**Aquí os dejo el booktrailer de mi nuevo libro, para todos aquellos que aún no lo conocéis:

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte este texto:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros textos que podrían interesarte

Ojalá la merezca
Ojalá la merezca
La emoción no se mide en besos o palabras, se mide en latidos. Y mi corazón late desenfrenado desde que la conocí. Son dos los latidos que me gritan: "es ella", por cada tres que me dicen: "esta vez, sí".
No quiero amores a medias
No quiero amores a medias
Quiéreme cuando ni yo mismo sepa cómo. Cuando los miedos estén ganando la batalla y las dudas me aprieten el alma. Abrázame hasta que olvide que están ahí. Y entonces, no me sueltes.
Cuando te enamores
Cuando te enamores
Cuando te enamores, no falles. No permitas que se pierda lo que hayáis conseguido por no saber apreciarlo, por falta de ganas, por no esforzarte. El amor es un regalo que hay que cuidar cada día. No hieras con palabras a quien te quiere, tampoco con acciones que luego no puedas reparar. Hay heridas que nunca sanan cuando las haces en el amor.